Voyeurismo


Qué es el Voyeurismo?

El voyeurismo es una conducta, que puede llegar a ser parafalica, caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir una excitación sexual (delectación voyeurista).  La actividad del voyeurista no implica ninguna actividad sexual posterior. Esta perturbación suele comenzar durante la adolescencia, cuando surge el descubrimiento sexual, pero suele mantenerse en el tiempo.

El voyeurismo debe su origen a la palabra francesa voyeur (observador).

Los voyeuristas logran la excitación al mirar a otras personas desnudas o teniendo sexo, pero en ningún caso interviniendo en la relación. Permanecen en el anonimato y el orgasmo lo logran masturbándose.

Esa acción puede realizarla en el mismo momento o más tarde (a través del recuerdo de lo presenciado).

El voyeurismo no guarda ninguna relación con el consumo de pornografía, puesto que para que éste exista debe haber una irrupción en la vida privada de las personas.

Por cierto que no se excita mirando una relación sexual con previa autorización.

Para estas personas el placer está en lo prohibido, en ‘captar’ la intimidad de los demás sin ser percibidos. Es por eso que les resulta excitante observar escenas de intimidad a través de cerraduras, ventanas o azoteas.

EL CARÁCTER

Las personas que sufren este trastorno suelen ser muy retraídas en la vida diaria.

Su carácter tímido no les permite entablar relaciones verdaderas con personas del sexo opuesto y -como consecuencia- su baja autoestima hace que caigan en depresiones.

De acuerdo con las investigaciones, ver a personas desnudas, en actitudes eróticas o teniendo relaciones constituye una ventana de escape en la vida de los voyeuristas.

Esta perturbación es una de las más difíciles de descubrir, puesto que ellos se cuidan de mantenerse entre las sombras.

Está claro que si ‘tienen autorización para mirar’ no tendrán ninguna reacción. El riesgo de ser descubierto actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación.

Si alguien logra descubrir a quien mira en la clandestinidad, debe actuar con calma y poner fin al estímulo que se le estaba ofreciendo.

Al igual que otras parafilias (trastornos sexuales), una vez que la conducta se identifica, lo recomendable es comenzar de inmediato con una terapia que refuerce las características personales del individuo.

Debe diferenciarse la curiosidad sexual con el voyeurismo. La primera tiene que ver con la oportunidad de ver algo de manera ocasional, pero no como una obsesión.

Los niños, púberes y adolescentes desean conocer respecto del sexo. Por lo mismo, tratarán de encontrar la forma de mirar y conocer. Es parte de la inquietud natural. El problema está cuando se instala como una conducta permanente, incluso rechazando el contacto sexual con una pareja.

A la tendencia voyeurista se le asocia frecuentemente la tendencia exicibionista tambien llamada apodysofilia (tema que ampliado en otro apartado), esto es, disfrutar mostrándose, más o menos abiertamente, semidesnudo o completamente desnudo. Ambas conductas poseen un fuerte componente compulsivo, irrefrenable, mostrando los sujetos aumento de su tasa cardíaca y sudoración ante la aparición de estímulos relacionados con dichas actividades. Estos efectos físicos desaparecen tras la realización del acto voyeurista.

Tambien si bien hay un parecido no debe confundirse con el “candaulisme”  que es un comportamiento consistente en que el mirón deriva placer al observar a su pareja mientras mantiene relaciones sexuales con otra persona.

Para el gusto voyeurista se han creado los llamados “peep shows”, que son actuaciones que se realizan en vivo en los sex shops o que se observan en la red Internet por medio de una web cam. Estos shows suelen mostrar a mujeres que fingen no saber que son observadas durante el acto de desnudarse o mientras se masturban.

La palabra voyeurista, también llamado “mirón” o “brechero”, se puede definir asimismo como alguien que disfruta siendo testigo de situaciones de sufrimiento o desgracia de otras personas (Schadenfreude).

En algunas culturas el voyeurismo se considera una perversión y varios países lo han clasificado como un delito sexual.

Cuéntanos tu opinión al respecto!

4 Respuestas a “Voyeurismo

  1. Pingback: Mas de 200 perversiones y parafalias!!! | loquo-erotico

  2. este tipo de parafalia es la que veo mas exitante, aunque no soy voyerista , creo q es uan conducta mas “aceptable” o de la que yo preferiria 😛

  3. jooooo, a mis 6 añitos era muy voyer, por suerte se me ha pasado aunq realmente me gusta mirar, no creo q tenga esa conducata ya como algo repetido. prefiero tocar y tener sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s