Abuso de poder


El siguiente relato me lo contó un conocido mio, que actualmente no se encuentra en las esferas del poder, pero que hace algunos años disfrutó plenamente de los beneficios marginales que gozan aquellos que por un medio u otro detenta un poder político. Por darle un nombre lo llamaré Romualdo. Hace unos 15 o 20 años a tras Romualdo fue el representante de la juventud y escaló envidiables posiciones políticas, con el tiempo pasó a ser un miembro muy prestigioso del partido en el poder de esa época, casado con una bella dama era la envidia de la mayoría de los políticos de su partido y de los de la oposición. Con el tiempo comenzaron a surgir múltiples comentarios sobre las costumbres sexuales de Romualdo, la mayoría de las personas no daban crédito a dichos chismes los cuales ponían en duda la hombría del político Sigue leyendo

Mi padre y su socio


Gay, voyeur. Sin ser descubierta una chica observa como su padre es sodomizado por su socio.

Esta es la experiencia que tuve cuando tenía 17 años, de repente un día descubrí que el socio de mi padre era su socio y algo más. Mi padre albañil de profesión tenía un socio con el que pasaba todo el día lo cual era lógico al trabajar juntos. Mi padre es de baja estatura y delgadito, es decir físicamente muy poca cosa, su socio en cambio es todo lo contrario es alto y grandullón con una gran barriga, calvo y con mucho pelo por el cuerpo. En cuanto al carácter hay también una diferencia entre ellos debido a que mi padre apenas levanta la voz (en casa siempre ha llevado los pantalones la señorona de mi madre) y en cambio su socio habla prácticamente a voces. Un día volví a casa de clase antes de lo previsto por lo que decidí pasarme por un local que tenía mi padre para guardar las herramientas, al llegar vi que estaba cerrado por la puerta de entrada a la oficina por lo que fui por la puerta trasera Sigue leyendo

La nueva iniciada


Hetero, bdsm, orgía-todos contra una. Una mujer es raptada en el ascensor de su casa por un vecino y cuatro amigos que harán con ella todo tipo de diabluras hasta que voluntariamente, después de disfrutar como una loca, se une al grupo y sus orgías.

Entré en el ascensor como todos los días, era y tarde y justo cuando se cerraba la puerta apareció mi vecino y cuatro amigos, así que no tuve más remedio que subir con ellos, para colmo estaban algo borrachos. Mientras subíamos empezaron a comentar cosas al oído entre ellos, de repente alguien me empujó contra el espejo del ascensor, mi cara estaba aplastada y como podía les gritaba que me soltaran, un nuevo empujón, y uno de ellos me dijo al oído te vamos a follar uno a uno.

No era posible me iba a violar mi vecino, y justo en ese instante empecé a notar manos recorriendo todo mi cuerpo, me sujetaban pero también me estaban sobando por debajo de la falda. Cuando llegamos al piso me cogieron entre todos y me llevaron dentro, me colocaron un pañuelo en la boca para que no gritara y me llevaron a una habitación en la que me ataron las manos, me colgaron del techo y me dejaron sola. Intenté soltarme, pero era imposible no podía hacer nada para escaparme, solo podía esperar. La habitación parecía un sex shop estaba llena de toda clase de artilugios y eso no me hacía pensar nada bueno. Sigue leyendo

Los Tunos


Una preciosa chica cuenta como sufrió el acoso de los tunos, amigos de su hermano pequeño.

Mi hermano quería ser un tuno, pero de los de verdad, con su capa negra, sus cintas y su mandurria, supongo que para poder impresionar a las chicas de la Universidad; pues, a pesar de ser muy inteligente, aun no tenia novia. Yo, como su hermana mayor, siempre he cuidado de él, porque le quiero con locura, pero sabia que no lo tendría nada fácil.

Pues, si les he de ser sincera, el pobre no solo no canta nada bien sino que ni tan siquiera tiene oído para la música; y, por si fuera poco, además el pobrecillo tampoco es lo que se dice guapo, ni demasiado popular, entre sus otros compañeros y compañeras de estudio.

Desde que murió mi padre, hace ya algunos años, ayudo a mi querida madre a llevar una pequeña papelería cerca de la Universidad. Por eso sé que soy bien conocida por la mayoría de los muchachos; Sigue leyendo

Te soprenderias si…… (maduras/os)


Esas fueron las palabras con que se inició uno de los hechos más extraños en los que he participado. Pero para que tengan una idea clara de la situación, les relataré los hechos desde lo que considero fue el principio.

Por razones que actualmente no recuerdo, un día revisando mis libros de cuando era estudiante, encontré un artículo de psicología, sobre técnicas y ordenes subliminales, luego de echarles un vistazo, hubo un párrafo en particular que llamó mi atención, básicamente el artículo decía que a los seres humanos, les gusta o agrada ser sorprendidos o recibir sorpresas, algo así por el estilo, y que una persona que se le advierte o se le informa de que recibirá una sorpresa agradable, procurara de cualquier manera consciente o inconscientemente, de que se den las condiciones para recibir dicha sorpresa, y una ves que se presenta la conducta deseada, la persona buscará y hará uso de un gran repertorio de razones lógicas por la cual se comportó de la forma en que lo hizo supuestamente.

Al principio Sigue leyendo

El viejo rafa


Los siguientes sucesos acontecieron hace algunos años, de hecho el personaje central de esta narración falleció hace algunos años a tras.

La persona que me los narró en esa época estudiaba enfermería de día y de noche trabajaba en un ancianato privado, lujoso y de gran categoría que cualquiera lo hubiera confundido con un hotel de cinco estrellas.

Pero para ponerlos al tanto les daré una corta explicación. La señorita Moreno era una joven de 21 años que como les dije ya, estudiaba enfermería. Don Rafael era un anciano de 80 y tantos años, que había sido todo un personaje en su época, borracho, mujeriego, parrandero y jugador, que llevó una la intensa vida desde joven. Y por última pero no menos importante la supervisora de la que hablaré más adelante Moreno desde que comenzó a trabajar en la Casa De La Edad De Oro, que era como se llamaba el ancianato, conoció a Don Rafael, lo consideraba un viejito lindo Sigue leyendo

Luis y yo (maduro)


Hetero, maduros, polvazo. Una joven aprovecha la ausencia de sus padres para ir a una discoteca hasta muy tarde. Allí conoce a un hombre maduro que le hará vivir el sexo en una nueva dimensión.

Hola, soy una chica de 20 años y me he decidido a mandaros mi experiencias con un amigo porque creo que no tiene nada que envidiar al resto de relatos que tenéis. Para que me imaginéis os diré que soy morena, pelo largo, ojos negros, un metro sesenta, cincuenta kilos y un pecho muy desarrollado.

Yo tenía 17 años cuando Marta , una amiga tres años mayor que yo, me convenció para ir a una sala de fiestas bastante selecta de Madrid. Al principio no quería ir , ya que era un sitio caro y se salía de los ambientes que yo solía frecuentar, pero acepté ya que mis padres no estaban y podía salir toda la noche y no hasta las doce como cuando estaban ellos, además Marta me dijo que tenían una sala de salsa y me gusta mucho bailar música caribeña. Sigue leyendo