Puedes pero no debes demandar u.u (dominación)


Un acomodado médico, va a visitar a su cuñado y de vuelta..la policia le para el auto. Lo llevan a un lugar alejado y le cachean, esto le producirá un placer hasta ahora ajeno para èl, dejándose llevar por las manos y caricias de los agentes durante el cacheo que dará lugar a algo más.

Eso fue lo que le dije a un conocido mio, luego que este me narró una espeluznante experiencia, que recientemente pasó durante sus vacaciones. Pero para que tengan una mejor idea de su situación, les diré que Guillermo, (por darle un nombre que no sea el de él), es medico especialista, (de esos que prácticamente ahí que tener una excelente linea de crédito para ser admitido a la consulta, por lo caro que cobra), soltero, el cual tiene entre sus pasa tiempo el adquirir autos deportivos costosos, y correr en ellos a la menor oportunidad. Pero para que tengan una mejor idea de sus situación, procuraré que sean sus propias palabras las que les relaten, lo que le sucedió es sus vacaciones.

Hacía menos de un mes, que adquirí un Porche Boxster Sigue leyendo

Una cena protocolar


Dominación, sado, orgía. Sumisita vestida súper sexy acude junto a su novio/amo a una cena con Pilar y su profesor.

Hoy os quiero contar como fue la cena que mi novio/amo y nuestro querido profesor organizaron para que nos conociéramos, una chica se unió a nuestras practicas, no digo su nombre real por razones obvias, pero para entendernos la voy a llamar por ejemplo, Pilar, os cuento.

De alguna manera, mi novio/amo, se intereso por lo que llaman “cenas de protocolo”, yo no tenía ni idea de que era eso ni en que consistía, creo que fue el profesor quien le habló de esa experiencia, al parecer consiste en una celebración, bueno una cena, donde acuden los amos con las sumisas, ellos van correctamente vestidos, incluso de etiqueta a veces, y ellas, que no suelen conocer nada más que a su amo van como ese decida, vestidas elegantemente, semivestidas o incluso desnudas, y durante la cena, además de atender a los amos, a todos, no solo al suyo, sirven la mesa y están a disposición de todos, la verdad, no esta mal si ya conoces a los asistentes a la cena, pero siempre hay un factor sorpresa Sigue leyendo

A por ella a lo sado


Hetero, bdsm, filial-cuñados. En ausencia de su mujer por motivos de trabajo el hombre de la historia practica su tendencia sado con una cuñadita que resulta disfrutar enormemente con su papel de sumisa.

Mi inicio en el sado fue de lo más normal y fuera del tema. Siempre me había gustado ver fotos y esperaba que un día llegara mi oportunidad para probar, pero nunca me imaginé que fuera con la hermana de mi mujer, que a simple vista es muy modosita pero que le encanta ir siempre que puede de fiesta.

Un viernes llegó a casa para buscar unos zapatos de mi mujer, porque se iba de cena con unas amigas y esos zapatos le quedaban muy bien. Me pilló echándome la siesta y no se qué estaría yo soñando que me levanté con el mástil para subir bandera, pero no me desperté del todo porque venia muy deportista y nada llamativa con una camiseta holgada por fuera de un pantalón de chandal. Le indiqué que pasara y que los buscara ella misma, puesto que mi mujer estaba trabajando y tenía para tiempo.

Después de unos minutos sonó el móvil que tenia en la mesita de noche y me acerqué a la habitación a trompicones. Cristina o Cris como la llamo yo, estaba inclinada entre la cama y el armario mirando dentro dejando su culito en pompas.

-Te llaman por el móvil.- Fue lo único que dijo y siguió remenando el armario sin darse cuenta que no me dejaba pasar. Poniéndome de lado la cogí de la cintura y pasé como pude rozando todas mis partes aún en auge por su culo. Mientras pasaba miré al espejo interior de la puerta. Vi como cerraba los ojos y ponía una mueca de satisfacción que siguió un rato después de que ya hubiera pasado.

Contesté la llamada y mientras hablaba por teléfono comencé a calentarme Sigue leyendo