La nueva iniciada


Hetero, bdsm, orgía-todos contra una. Una mujer es raptada en el ascensor de su casa por un vecino y cuatro amigos que harán con ella todo tipo de diabluras hasta que voluntariamente, después de disfrutar como una loca, se une al grupo y sus orgías.

Entré en el ascensor como todos los días, era y tarde y justo cuando se cerraba la puerta apareció mi vecino y cuatro amigos, así que no tuve más remedio que subir con ellos, para colmo estaban algo borrachos. Mientras subíamos empezaron a comentar cosas al oído entre ellos, de repente alguien me empujó contra el espejo del ascensor, mi cara estaba aplastada y como podía les gritaba que me soltaran, un nuevo empujón, y uno de ellos me dijo al oído te vamos a follar uno a uno.

No era posible me iba a violar mi vecino, y justo en ese instante empecé a notar manos recorriendo todo mi cuerpo, me sujetaban pero también me estaban sobando por debajo de la falda. Cuando llegamos al piso me cogieron entre todos y me llevaron dentro, me colocaron un pañuelo en la boca para que no gritara y me llevaron a una habitación en la que me ataron las manos, me colgaron del techo y me dejaron sola. Intenté soltarme, pero era imposible no podía hacer nada para escaparme, solo podía esperar. La habitación parecía un sex shop estaba llena de toda clase de artilugios y eso no me hacía pensar nada bueno. Sigue leyendo

Te soprenderias si…… (maduras/os)


Esas fueron las palabras con que se inició uno de los hechos más extraños en los que he participado. Pero para que tengan una idea clara de la situación, les relataré los hechos desde lo que considero fue el principio.

Por razones que actualmente no recuerdo, un día revisando mis libros de cuando era estudiante, encontré un artículo de psicología, sobre técnicas y ordenes subliminales, luego de echarles un vistazo, hubo un párrafo en particular que llamó mi atención, básicamente el artículo decía que a los seres humanos, les gusta o agrada ser sorprendidos o recibir sorpresas, algo así por el estilo, y que una persona que se le advierte o se le informa de que recibirá una sorpresa agradable, procurara de cualquier manera consciente o inconscientemente, de que se den las condiciones para recibir dicha sorpresa, y una ves que se presenta la conducta deseada, la persona buscará y hará uso de un gran repertorio de razones lógicas por la cual se comportó de la forma en que lo hizo supuestamente.

Al principio Sigue leyendo

El papá de mi amiga!


Hetero, maduros. Una chica pasa fines de semana en el chalet de una amiga íntima. Un día en que ésta va al pueblo con su madre, nuestra protagonista es follada por el padre de su amiga.

Cuando yo tenía 17 años, en el instituto, tenía una amiga íntima que se llamaba Mari Ángeles, con la que estaba siempre y a la que le contaba todo. Éramos como uña y carne, inseparables y sin secretos. Un día tuvo que existir un secreto entre nosotras. Desde entonces nada fue igual hasta que ella se marchó.

Por aquel entonces, ella solía venir a dormir a mi casa y yo iba de vez en cuando a dormir los fines de semana a un chalet que tenían sus padres en la sierra. El padre de Mari Ángeles era piloto de una compañía aérea, y para la edad que tenía estaba muy bien conservado y aparentaba cinco o diez años menos. Él era muy simpático y muy agradable, y a mí me trataba como si fuera su otra hija. Un fin de semana de los que subí a su chalet, sucedió lo siguiente: Era Domingo ya, y yo estaba dormida en la cama. Era verano y hacía calor, así que yo me acosté con una camisetita y las bragas. Mi amiga me despertó muy temprano por que quería bajar al pueblo de compras con su madre. Yo estaba cansada por que la noche del sábado la pasamos en vela hablando de los chicos del instituto y la dije que se marchara ella con su madre, que yo seguiría durmiendo. Ella y su madre se fueron y yo me quedé en la cama. Sigue leyendo

El vampiro


Hola gente, lo que les voy a narrar, es algo verídico, que por eso de proteger al inocente (en este caso yo) cambié los nombres de las personas involucradas.

Todo comenzó hace algunos meses a tras, y como le dije al Licenciado XXX que me facilitó este medio para expresarme, a mi nunca me había pasado nada parecido.

Resulta que soy Visitador Médico, o sea trabajo para una empresa que produce determinadas marcas de medicamentos, por lo que a diario me relaciono con muchos Doctores, Enfermeras, Secretarias y Recepcionistas. Pues bien como parte de mi trabajo diariamente visitó gran cantidad de consultorios médicos, y en una de esas visitas conocí a una recepcionista de nombre vamos a decir que Johana (se lee Yojana), muy sería, pero toda una hembra. En infinidad de ocasiones la había invitado a salir, pero siempre se negaba con algún tipo de excusa. Y no soy un mal partido, ya entre a los treinta tengo casa y carro propio, soltero, sin hijos ni perro que me ladre, alto, moreno, hago ejercicios tres veces en semana, me mantengo en excelente condición física, tengo la nariz ligeramente grande (narizón) y con una frente sumamente despejada, (por no decir calvo).

La pasada semana, la empresa farmacéutica para la cual trabajo, dio una cena que Sigue leyendo

Madre e hija (infidelidad)


Ante todo mi nombre es Raúl, y me encuentro casado con Minian, somos los padres de Ester, la que a su vez se encuentra casada con José, el cual es hijo de Jaime y de Luisa.

Bien una vez que ya saben quienes somos, les narraré lo que nos ha pasado. A solicitud de Minian, mi esposa en esos tiempos, se decidió el que las dos familias pasáramos un fin de semana juntos. Compartiendo en nuestra casa de campo, que tenemos en la hacienda, a las afueras de la ciudad. Con la idea de conocernos más, ya que nuestros hijos llevan casados un año y casi no nos conocíamos.

Jaime y yo somos unos cincuentones, la diferencia entre él y yo, es que Jaime se encuentra cobrando una pensión, mientras que yo ejerzo mi profesión, además él parece el padre mio por lo viejo que se ve, claro esta que yo a mi edad aun practico natación y largas caminatas, mientras que el deporte favorito de Jaime es el levantamiento de codo. Nuestras respectivas mujeres, también son muy diferentes, mi esposa es el fiel retrato de una dulce y abnegada futura abuela, mientras que Luisa se ve más joven de lo que en realidad es, practicaba equitación y bailes aerobics, por lo que su figura nada le envidia a las jovencitas amigas de mi hija. En otras palabras esta buenísima.

Durante el camino poco hablamos los cuatro, yo de vez en cuando observaba por el espejo retrovisor los bellos senos de Luisa, y ella de vez en cuando mientras se abanicaba, se abría la parte superior de su vestido, como para que le entrase algo de aire. Al llegar a la casa, Sigue leyendo

El infierno – perversión fatal


Sadomaso ,todos contra una, sodomización. Aunque se sentía humillada, la sensación de estar expuesta a cualquier vejación que quisieran hacerle y el interés que despertaban sus partes más intimas a toda aquella gente le encantó.

No se como me encontré de noche en aquel lugar ni como llegué hasta allí. Nunca había estado por esa zona de la ciudad pero necesitaba experiencias nuevas y esperaba conseguirlas.

El caso es que encontré una luz de neón que indicaba con una flecha una puerta bastante siniestra con unas escaleras que bajaban hasta un lugar de apariencia tétrica. Luego supe que estaba próximo al infierno.

Encendí un pitillo, aspiré profundamente y me aventuré hacia el fondo sin pensármelo dos veces.

El lugar era oscuro, entre tinieblas y luces tenues, el ambiente bastante cargado de humo y de olores que no pude identificar. Y aunque no podía ver apenas nada si pude presentir la presencia de otras personas. Casi estaba a punto de dar media vuelta cuando una mujer madura, un poco gorda me dio la bienvenida a su local con una amplia sonrisa y me invitó a una copa en la barra.

No sé que contenía aquella copa, Sigue leyendo

A por ella a lo sado


Hetero, bdsm, filial-cuñados. En ausencia de su mujer por motivos de trabajo el hombre de la historia practica su tendencia sado con una cuñadita que resulta disfrutar enormemente con su papel de sumisa.

Mi inicio en el sado fue de lo más normal y fuera del tema. Siempre me había gustado ver fotos y esperaba que un día llegara mi oportunidad para probar, pero nunca me imaginé que fuera con la hermana de mi mujer, que a simple vista es muy modosita pero que le encanta ir siempre que puede de fiesta.

Un viernes llegó a casa para buscar unos zapatos de mi mujer, porque se iba de cena con unas amigas y esos zapatos le quedaban muy bien. Me pilló echándome la siesta y no se qué estaría yo soñando que me levanté con el mástil para subir bandera, pero no me desperté del todo porque venia muy deportista y nada llamativa con una camiseta holgada por fuera de un pantalón de chandal. Le indiqué que pasara y que los buscara ella misma, puesto que mi mujer estaba trabajando y tenía para tiempo.

Después de unos minutos sonó el móvil que tenia en la mesita de noche y me acerqué a la habitación a trompicones. Cristina o Cris como la llamo yo, estaba inclinada entre la cama y el armario mirando dentro dejando su culito en pompas.

-Te llaman por el móvil.- Fue lo único que dijo y siguió remenando el armario sin darse cuenta que no me dejaba pasar. Poniéndome de lado la cogí de la cintura y pasé como pude rozando todas mis partes aún en auge por su culo. Mientras pasaba miré al espejo interior de la puerta. Vi como cerraba los ojos y ponía una mueca de satisfacción que siguió un rato después de que ya hubiera pasado.

Contesté la llamada y mientras hablaba por teléfono comencé a calentarme Sigue leyendo