Quien lo diriaaa


Hace unas cuantas noches, pasé frente a mi antiguo empleo en uno de los hoteles de lujo de la isla, me acompañaba mi pareja como gusten llamar, y por casualidades de la vida en la radio sonaba uno de los últimos éxitos de un joven y afamado cantante de música Pop, fue cuando mi pareja comenzó a realizar comentarios tales como ,”me gustaría pasar la noche con ese machazo”; “a un tipo como ese, dejo que me haga lo que él quiera”; ” que no daría yo por pasar una noche con X………….”. Sus múltiples comentarios sobre el afamado ídolo de la música moderna, la verdad era, que ya me estaba colmando la paciencia, por lo que le pedí que dejase de hacerlos, Marta se molestó conmigo, y tan solo alcanzó a decirme que lo que sucedía era que yo estaba celoso, y cosas así por el estilo.

Realmente no estaba celoso, y mucho menos de él. Pero , los comentarios de Marta ya me tenían el cojón derecho hinchado y parte del izquierdo también. Por lo que en un momento dado mientras paseábamos por una de las áreas turísticas más llamativas de la isla, se me salió decir que el tal X……….. era “Gay”, mi pareja se molestó más conmigo, y me dijo que la única manera de que yo podía decir eso, era que me hubiera acostado con él, por lo que eso me hacía a mi también “Gay”, ya que Marta es de las que piensa que tan maricón es el que se deja dar por el culo, como el que le da.

Tras escuchar la defensa de su ídolo, ya molesto y muy agriado le dije que yo si podía decir eso, ya que a ese tipo yo le había comido su culo en una oportunidad, Marta me vio con unos ojos exorbitados, como poniendo en duda lo dicho por mi, muy seria me preguntó si eso que yo le había dicho, era cierto. A lo que yo muy seguro de mi le respondí de manera tajantemente afirmativa. Marta no creyó lo dicho por mi, pero al llegar al apartamento donde vivíamos, me pidió que le contase como había sido, al principio me negué a seguir hablando de ese tema, pero ante su insistencia, le narré como fue que sucedió.

Yo para esa época era un sencillo botones del turno de la noche, mejor dicho de la madrugada. Cuando llegó X………. acompañado de su equipo de aduladores e incondicionales, me tocó el subir todas y cada una de las maletas de él y su equipo. Tras colocar todo su equipaje en el dormitorio de la suite que él ocupaba, X……… se me quedó viendo con una extraña mirada mientras me entregaba mi propina, a los pocos segundos la tomé, la misma era tan alta que me dio hasta miedo, no fuera a ser que se hubiese equivocado, justo en ese momento me realizó una pregunta la cual yo inocentemente le respondí, su pregunta era si yo vivía lejos, a lo que le respondí inmediatamente que si, un tiempo después fue que me enteré que esa es una forma de preguntar en el ambiente de los “Gay” si uno tiene un miembro largo o grande.

Para esos momentos yo contaba apenas con 18 años, y ese era mi primer empleo y para un muchacho del campo como lo era yo en esos momentos, no tenía la misma malicia que los de la ciudad, en realidad X………. en cierta forma para esa época también era mi ídolo, el verlo cantar siempre acompañado de bellas mujeres, de cierta manera hasta lo envidiaba, tienen que darse cuenta que contrario a X…………. yo soy negro tinto, de nariz gruesa, labios extremadamente gruesos, mi cabello es como dicen por estos lugares, pelo malo. Mido un metro ochenta y siete, desde que tenía los 17 años, y siempre he sido extremadamente delgado.

Por mi mente jamas había pasado el que X…….. fueran a gustarle los hombres, y menos como yo. Antes de que yo me retirase, uno de su equipo llamó a la recepción y pidió hablar con el administrador de turno, tras lo cual me pasó el teléfono, era mi supervisor inmediato, dandome ordenes para que sirviese en todo a nuestro tan afamado he ilustre huésped, ante tal situación comencé a una vez abierta las maletas a colocar su ropa en el vestidor. Cuando pensaba que había terminado, al regresar yo al recibidor de la suite vi a uno de los tipos que lo acompañaba se estaba secreteando con X…………, de por sí la gran mayoría de las personas que lo acompañaban eran algo raras para mi, es decir no estaba acostumbrado a ver a tanta gente con los cabellos pintados de múltiples colores, vestidas con raras indumentarias y con tantos manierismos raros.

Cuando me encontraba a punto de despedirme, el tipo que se encontraba hablando en secreto con X………. se dirigió al grupo y sencillamente les indico que X………. se encontraba cansado y deseaba reposar, yo ya me estaba encaminando en dirección a la puerta para irme, cuando el mismo tipo me ordenó que permaneciera de pie en la puerta y una vez que el último invitado saliera cerrase la puerta, y me dirigiera al baño para preparar la tina del con agua para que X…….. se diera un reconfortante baño de agua caliente con sales aromáticas. A medida que el personal que los acompañaba se despedían de X……… y se retiraban, fui observando que alguno de los tipos se le acercaban a X……….. y luego de un corto intercambio de palabras le daban en ocasiones un beso en la mejilla, mientras que dos o tres de ellos se lo llegaron a dar en la misma boca de X……….. el tipo que aparentemente dirigía todo, debió ver o notar que eso me había llamado la atención y que era evidente que no me agradaba esas practicas entre hombres, por lo que al acercarse a mi comentó “eso es una costumbre europea, y como parte del equipo es de esa región, nosotros para que se sientan como en su casa la seguimos fielmente”.

En realidad esa explicación no me convenció, para mi era cosa de maricones, por mucho que me dijera el apoderado de X………. tras dirigirme al baño para preparar la tina según me lo habían pedido, se me acercó nuevamente el apoderado de X………… para decirme que no me marchase hasta que X…………… se acostase, y que procurase cumplir los deseos de su cliente, que al final tendría una excelente propina, y acordandome de la que había recibido previamente me alegré de estar en la suite de X…………. y no cargando las maletas de un grupo de turistas que ni tan siquiera dan las gracias cuando uno los ayudaba con sus maletas.

El apoderado se marchó y fue cuando observé que X………. se dirigía completamente desnudo a tomar su baño de agua caliente y sales aromáticas, a los pocos segundos me llamó y me presenté ante él, X……… se encontraba con el agua hasta el cuello inmerso dentro de la tina, y me preguntó si yo sabía preparar bebidas, de inmediato le respondí que si, y me pidió que le preparase un Kamikaze, realmente yo no sabía ni papa de como se hacía pero me dirigí al bar de la suite, pero antes llamé por teléfono a un amigo mio que era cantinero en la barra del club del hotel, en pocos segundos me dio los detalles necesarios para preparar la bebida y apenas la tuve lista se la llevé a X………., él cual tras darle unos cuantos sorbos me felicitó por lo bien que había quedado, y luego me pidió que le preparase la cama, de inmediato me dirigí a su lujoso dormitorio, y le preparé la cama, justo cuando la había terminado de preparar me di cuenta que X………se encontraba justo de tras de mi, sin nada de ropa y con la bebida en su mano, me pidió que le acercase la toalla dandome la espalda, fue cuando me di cuenta de que era totalmente lampiño, o por lo menos dedicaba bastante tiempo a depilarse todo el cuerpo, X……… se dirigió a la cama y cuando yo pensaba que todo había terminado, me solicitó que por favor le diese un masaje en la espalda, al principio no vi nada malo en ello, hasta que tras acostarse retiró la toalla que le cubría sus blancas nalgas, yo le comenté que en esos menesteres no tenía experiencia, pero él me indicó que lo único que debía hacer era seguir sus instrucciones al pie de la letra, y de seguro ambos quedaríamos complacidos.

Según me iba diciendo yo seguía las instrucciones que X……….. me daba, fue cuando me comenzó a preguntar si yo tenía novia, le respondí que no, pero que si tenía varias amigas con las que salía a menudo, seguí dandole el masaje por su espalda mayormente, cuando me pidió que me colocase sobre sus muslos para poder hacer mayor fuerza y sacar un mayor provecho al masaje, después de estar unos tres minutos en esa posición con sus nalgas a tan corta distancia de mi cuerpo, me indicó que tomase un poco de un aceite que tenía sobre la mesa de noche y continuase pasandoselo sobre su cuerpo, mientras me preparaba para echar el aceite sobre su espalda, X………. comentó que lo más probable era que mis pantalones se manchasen con el aceite, tras pensarlo un momento llegue a la misma conclusión, fue cuando X………. me aconsejo que me los quitase, que era más fácil que luego yo me diese un baño para sacarme el aceite que mandar a lavar mi pantalón a esa hora de la madrugada, realmente vi lógico eso y hasta esos momentos X……… se había comportado de lo mejor sin darme razones para sospechar de cuales eran sus reales intenciones para conmigo esa noche.

Él continuaba acostado boca abajo mientras que yo me colocaba nuevamente sobre sus muslos y con mis manos embadurnadas de aceite comenzaba a pasarlas sobre sus espaldas al principio, luego me solicitó que le fuese aplicando el masaje sobre la parte superior de sus muslos, y lentamente mis manos se fueron acercando a sus blancas nalgas, llegó el momento en que mis manos pasaban de la parte baja de su espalda a sus muslos, él se acomodo de tal forma que mi cuerpo quedó entre sus piernas, y cada vez que me pedía que le diera masaje a sus hombros, mi pene quedaba prácticamente sobre sus nalgas. No se que fue lo que pasó realmente, si fue la posición en que nos encontrábamos o los movimientos realizados por mi sobre su desnudo cuerpo, pero la cosa fue que me fui excitando a tal grado, que mi miembro se encontraba tan caliente que a pesar del interior tipo pantalón que yo acostumbraba usar, X……. sintió su calor, y maliciosamente comenzó a mover sus caderas contra mi cuerpo cuando yo me encontraba sobre él, realmente no lo pensé mucho sin decir una sola palabra me baje el interior dejando en plena libertad y apuntando al techo a mi verga.

En esos instantes X…………. alargó su mano y me agarró el pene, y con una tranquilidad pasmosa comenzó a guiarlo hacía el hueco de su culo, yo me quedé en silencio viendo como mi negra verga contrastaba contra sus rosadas y blancas nalgas, sentí el calor y la presión de sus nalgas contra mi glande, pero en cosa de segundos su culo se tragó mi gruesa y larga verga, X………. no hiso ningún comentario, no se quejó, ni tan siquiera su respiración cambió, por lo visto tenía una experiencia larga en ese tipo de funciones, yo por mi parte asombrado veía como mi verga desaparecía de mi vista dentro de sus nalgas, X……….. comenzó a mover sus caderas de forma y manera tal que yo como es lógico comencé a meterselo y sacarlo, al principio fue lentamente pero a medida que él más movía su culo más fuerte se lo metía y sacaba yo. X…………. fue cambiando prácticamente ante mis propios ojos, su forma de hablar ya no sonaba como si fuera él, parecía más bien que fuera la vos de una tipa, y a cada segundo que pasaba sus caderas se meneaban con mayor gusto, ya no podía contenerme más realmente cuando acabé dentro de sus nalgas, sentí un placer único, al terminar me levanté y me dirigí al baño, me estaba duchando cuando de momento él corrió la cortina y agarrando un jabón comenzó a limpiarme él personalmente mi verga nada más, a medida que el agua de la ducha caía sobre nosotros yo no me atrevía a decir una sola palabra, mientras que él se comenzó arrodillar frente a mi quedando su boca a la altura de mi pene, sin dudarlo un instante se lo metió dentro de su boca, y comenzó a chuparlo como un desesperado, lo que rápidamente hiso que reaccionará mi verga volviendo a como se encontraba, como cuando le estaba dando por el culo a él en su cama.

Tras hacerme disfrutar de una excelente mamada X………. cuando por fin acabé lo hice dentro de la boca de él, no permitió que ni tan siquiera una gota de mi semen se le escapase tragandosela totalmente, al final se levantó el agua tibia de la ducha continuaba cayendo sobre nosotros dos, nuevamente sus manos llenas de jabón agarraron mi pene, el cual lavó completamente, tras lo cual yo salí de la ducha mientras él continuaba enjabonandose solo. Al yo salir del baño me sequé y vestí de inmediato, me encontraba algo turbado ya que jamas en mi vida había mantenido ningún tipo de relación sexual con otro hombre, y menos con uno tan famoso como X…………… realmente la relación en si la disfruté, pero lo que aun me causaba una gran preocupación era que había sido con un hombre y no con una mujer, cuando él salió del baño lo hiso completamente desnudo, se sirvió un trago y se dirigió a su cama, de donde me llamó.

Ya frente a él sencillamente me dijo que esperaba que fuese muy discreto sobre lo sucedido entre nosotros dos, yo por mi parte tan solo me limité a escucharle y mover mi cabeza afirmativamente cada vez que el terminaba una oración o frase, X……… se despidió de mi esa noche pero antes me ordenó que tomase un pequeño sobre que se encontraba sobre un pequeño mueble a la salidas de la suite. ya en el ascensor al abrirlo me encontré con una fuerte cantidad de dinero y un par de entradas de primera fila para su espectáculo, del día siguiente que por suerte yo me encontraba libre. Nunca más volví a prestarle servicios a X…………. en su dormitorio, ya que para ello habían seleccionado un mucama muy especial a pedido de su promotor según y luego me enteré.

A medida que le contaba a mi compañera lo sucedido entre X………. y yo, ella se fue despojando de su ropa, y ya en la cama comenzó a pasar sus nalgas desnudas contra mi cuerpo, al final terminé comiendole el culo a ella también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s