Almuerzo delicioso


Estaba con mi nuevo compañero de trabajo por los alrededores de al apto de mi suegra donde en esta momento se encontraba mi esposa, la llame y me invito a almorzar, la dije si podía llevar a mi compañero y no hubo problema, cuando llegamos ella estaba en un jean que le marca su prominente trasero y una blusita de tirantas y un top, también tenia puesto el delantal de la cocina pues mi suegra estaba a punto de llegar del trabajo, nos saludamos y conversamos un rato en la sala, fui a lavarme las manos, cuando salí del baño no vi a mi compañero, al ir hacia la cocina lo vi tirando unos papeles a la basura, pero cuando paso al lado de mi esposa ella se agacho a sacar unos trastos para seguir cocinando y él le rozo las nalgas con su mano, yo pensé que ella iba armar un escandalo por la forma en que volteo a verlo, pero al ver que él se sonrojo de la pena y le pedía disculpas ella le dijo: “No te preocupes no ha pasado nada”, a mi me sorprendió bastante, entre a la cocina, agarrando a mi esposa por la cintura y dándole un beso en el cuello, pude ver como ella lo miro de reojo, nos sentamos en la sala a charlar y pude ver que el aún se encontraba algo apenado por lo que había pasado, pero él no se dio cuenta que yo había visto todo, mi esposa nos aviso que el almuerzo ya estaba listo cuando sonó el teléfono, era mi suegra avisando que no venia a almorzar, mi esposa se quito el delantal y nos ofreció algo de tomar, cuando ella llego con las bebidas pude ver que mi compañero se puso algo nervioso, yo no me había dado cuenta y cuando mire a mi esposa, pude ver que tenia los pezones duros y paraditos se le notaban bastante pues el top y la blusa no disimulaban nada sus senos, me excite mucho al verla aunque con un poco de rabia debo decirlo, pero cuando vi que mi compañero trataba de no mirarla, me excito mucho ver como él miraba los senos de mi esposa, en ese momento se levanto de la silla a recibir el vaso y pude ver como estaba excitado pues tenia una gran erección, se notaba en la longitud del bulto de su pantalón, el tipo tiene una verga grande, mi esposa también se dio cuenta y se puso nerviosa, él se sentó de nuevo después de recibir el vaso y su erección se hizo mas notoria, la mire a la cara y pude ver como le miraba el bulto del pantalón, la acompañe de nuevo a la cocina y le pregunte: “Notaste como la tiene de parada?” se quedo mirándome fijamente y me dijo: “Como se te ocurre que yo voy a estar mirando eso” le pregunte nuevamente y se puso un poco nerviosa a lo cual le dije: “Amor, la culpa es tuya, estas muy buena y además tienes los pezones paraditos” ella se puso roja y me dijo: “No era mi intensión mostrar nada”, yo le dije que no había problema y le pregunte: “No te excita un poquito?”, se quedo mirándome y me dijo “La verdad, lo que me excita es que tu me estés preguntando eso” , alguna vez habíamos hablado de la posibilidad de un trio, la bese en la boca apasionadamente, se notaba mi excitación y me dijo: “Estas seguro de esto” , “Solo si tu lo estas” le dije, ella también me beso de la misma forma y me hizo salir de la cocina e ir a la sala, le dije que iba a preparar todo, mi esposa salió de la cocina hacia la habitación y al mirarla me di cuenta que se había quitado el top y los zapatos estaba descalza, mi amigo la miro nuevamente, esta vez muy detenidamente, sus pezones seguían parados y se notaban sus senos duros, estaba excitada, se notaba, entonces me quede mirando a mi compañero y le pregunte: “No te gusta como se ve, se ve rica verdad?”, y sin dejar de mirarla, me contesto automáticamente: “Si esta muy bien se ve deliciosa” , él reacciono y se quedo mirándome, lo tranquilice y le dije: “De verdad no te gustaría comerte a mi esposa?”, lo dudo por un momento y me dijo: “De verdad lo siento pero tu esposa esta muy buena, claro que me gustaría”, la llame y cuando llego de la habitación se había puesto un pantalón de licra, que dejaba notar todo su contorno, sus caderas, sus nalgas y su vulva, se podía ver como la costura entraba en su rajita, tanto adelante como atrás, se dio una vuelta y nos quedamos inmóviles viendo ese espectáculo, mi verga empezó a pararse, me levante y la cogí por la espalda, agarrándola por la cintura y besando su cuello, ella se estremeció y cerro los ojos disfrutando cada beso, mi excitación crecía al ver a mi compañero, inmóvil con su verga parada mirando como la besaba, ella abrió los ojos y se quedo mirándolo mientras yo seguía acariciando su cuerpo, empezamos a caminar hacia donde estaba, ella extendió sus manos hacia él haciéndolo levantar de la silla poniendo su mano en la cintura de ella, invitándolo a pegar su gran bulto contra ella, la otra mano la guío hasta uno de sus senos, él empezó acariciándolo, apretándolo para terminar pellizcando su pezón, la respiración de todos empezó a hacerse mas agitada, le di un beso en la espalda levante sus brazos y empecé a quitarle el top, dejando al descubierto sus senos a merced del compañero, quien empezó a lamerlos, ella cogió su cabeza y la apretó contra su pecho, le dije al oído: “Bésalo”, al principio lo dudo, pero le agarro de su cabello y empezó a besarlo como si quisiera arrancar sus labios y su lengua, mientras ellos se daban ese beso tan húmedo y delicioso, yo recorría con mi boca su cuello y los hombros, cogí la mano de mi compañero y la puse en su vulva, para que sintiera su humedad y el tamaño de su monte de venus, metimos las manos dentro de su pantalón y empezamos a tocarla, estaba a mil, su vagina completamente empapada, tocábamos su clítoris y su ano al mismo tiempo, ella gemía sensualmente, lo que nos hacia besarla y morderla con mucha mas pasión, le metimos los dedos por sus dos orificios lo que la hizo empinarse y decir con un hilillo de voz: “Que están haciendo, se siente muy rico” , hice que nos pegáramos mas a ella para que pudiera sentir nuestras vergas deseándola, sus senos estaban duros y su respiración se hacia cada vez mas rápida, me hice frente a ella para que cada uno pudiéramos chupar sus senos, nos quito las camisas, besando nuestros cuerpos por turnos, mirando como bajaba el pantalón de él cuando dijo: “La tiene muy grande”, debo decir que a mi también me sorprendió, el tipo tiene una verga grande, le quitamos el pantalón, su vagina estaba a nuestra disposición, subimos besando sus piernas, hasta llegar a sus nalgas, donde nos detuvimos cada uno besando una, mordiéndolas y lamiéndolas, mientras movía su culo en aprobación, lo disfrutaba bastante por que nos cogía apretándonos contra si, el empezó a darle la vuelta dirigiéndose hacia su vulva, empezó a abrir sus piernas dándole el aval de lamerle todo el chochito, yo me dirigí hacia su culo y abrí sus nalgas para chuparle el ano, empecé a subir por su espalda pegando mi verga contra su culo, le dije al oído: “Te encanta verdad?” , el compañero lamia su chochito peladito y delicioso: “Se siente muy rico, mira como me lame la cuca”, ella sabe que me encanta que hable como una puta cuanto estamos teniendo sexo, giro hacia mi y me beso metiendo su lengua en mi boca como si buscara algo, mientras tanto mi compañero allá tras ella, le metía la lengua en su culo, se agacho y empezó a darme una mamada muy rica, mientras yo veía como mi compañero pasaba su lengua por toda su raja, se levanto se volteo y empezó a hacer lo mismo con la verga de él, aunque podía ver como tenia problemas para meterlo en su boca, así que empecé a empujar su cabeza hacia ese mástil, que la esperaba chorreante, le paso la lengua por la punta, abrió la boca y empezó a meterse esa enorme verga, me pare frente a ella también para ver como pasaba su boca de una verga a la otra, succionando con fuerza, la levante y la lleve hacia una silla donde la hice sentar levantando sus piernas para poder darle una buena lamida desde su ano hasta su vagina, haciéndola estremecer, él se arrodillo a mi lado y entre los dos empezamos a hacerle sexo oral como nunca se lo habían hecho, a dos lenguas, ya estaba lista, su cuerpo temblaba, tenia los ojos cerrados y entonces le dije a mi compañero que la penetrara, se arrodillo frete a ella y puso su verga en la entrada de su vulva, estaba mojada, palpitaba pidiendo ser llenada, en ese momento abrió los ojos y vio como ese tronco la iba a perforar, dijo: “Despacio por favor no me la metas por que me va a doler muchísimo”, él se quedo mirándola y le dijo: “No te preocupes que te lo voy a hacer con cuidado”, mientras frotaba la cabeza de la verga contra su chocho, me acerque a ella y empecé a besarla en la boca y sus senos mientras acariciaba su clítoris, ella empezó a mover su pelvis en señal que estaba lista, pero cuando él le metió la punta de la verga ella se corrió hacia atrás, yo seguí masturbándola y besándola, viendo como se abría su vulva y empezaba a ser invadida por ese enorme ariete, se quedo quieta mirándonos con la boca abierta en señal de dolor pero con la cabeza le indico que siguiera, su boca se abría cada vez mas a medida que entraba, el empezó a bombear despacio y así empezó a relajarse, no la había metido toda, a ella aun le dolía pero ya con una mezcla de placer, metí mi mano en su culo, y empecé a meterle en dedo, podía sentir como los huevos de mi compañero chocaban contra mi mano y las nalgas de mi mujer, ella empezó a decir: “Si, si, si, mas, que rico, así, mas, mas”, yo no aguante mas tome mi celular y empecé a grabarla, se la metió hasta la raíz y ella se estremeció volvió a abrir su boca pero no emitió ningún sonido, el empezó a bombearla cada vez mas rápido, ella empezó a gemir cada vez mas duro, hasta puso una mano en su pecho y le dijo: “Déjame hacerme arriba”, él se sentó en la silla y ella se ensarto en el, cabalgándolo, hasta que empezó a venirse varias veces, su cuerpo siempre se estremece cuando tiene un orgasmo, sus fluidos escurrían por los huevos de mi compañero, ella se quedo quieta por un instante, mientras yo grababa todo, hasta que me acerque y me dijo: “Chúpame el culo”, empecé a lamerle su culo, lo tenia dilatado, empezó a subir y bajar muy despacio, disfrutando cada centímetro de verga que tenia adentro, le acerqué la verga a su culo y la penetre, apenas trato de salirse pero la apretamos entre los dos para que no se quitara, metiéndoselo una y otra vez, nuestros huevos chocaba unos contra otros, nos mirábamos con morbo, gimiendo los tres de placer hasta que nos vinimos en un orgasmo colectivo, inundándola de leche, besándonos al mismo tiempo en ese momento no importaba de quién era la lengua que se enredaba con otra, nos quedamos quietos por unos minutos, nos levantamos y cada uno fue a vestirse, mientras mi compañero estaba en el baño vistiéndose, mi esposa me hizo lamer su vulva y su culo llenos de leche, no quería lamer la leche de mi compañero pero que podía decirle, nada, si ya la había hecho partir por esa enorme verga, cuando termine de limpiarla, antes de ir a bañarse se quedo mirándome y me dijo: “Estuvo muy rico todo, pero la vamos a dejar hasta ahí y no hay discusión vale?”, se despidió de mi de un beso: “Que te vaya bien en el trabajo”, cuando mi compañero salió del baño, me miro también como raro, pero en el momento no le di importancia me vestí rápidamente y nos tuvimos que ir a trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s