Conoce la comunidad erotica! a un solo click!


Resultados del test-encuesta anterior:

Pincha y Amplia la imagen:

En esta oportunidadnos pareció oportuno extender el tiempo de la encuesta debido a que las opciones son sencillas y contundentes. Un polémico y apremiante 1er puesto nos demuestra que la infidelidad es egoista y que todos somos potencialmente infieles.

Gracias a todos los participantes.

Te invitamos a seguir conociendonos en el próxima test-encuesta!!!

Buenas amistades


Hetero, polvazo. En la playa se hacen buenas amistades, como le ocurre a nuestro protagonista que acaba gozando por igual de madre e hija, a cual más caliente y fogosa.

Os voy a relatar la aventura que he tenido durante mis vacaciones. Marché de vacaciones con mi mujer a la Costa Brava, casi cada día íbamos a la misma playa y más o menos siempre nos situábamos en el mismo sitio (delante del chiringuito). El primer día, me fijé en una familia que teníamos a escasos 3 metros de nosotros. El marido era el típico hombre de unos 45-50 años, que siempre se sitúa debajo de la sombrilla a leer el periódico, la mujer, Sonia, debería tener unos 40 años, morena con el pelo largo, alta, unos ojos azules, un cuerpazo impresionante con unas tetas grandes y firmes y los pezones erectos y un culo duro; se notaba que hacía gimnasio para mantenerse así. La hija, Marta, debería tener 17 años, era morena como la madre, con el pelo rizado sus pechos no eran tan grandes como los de la madre pero no tenían nada que envidiar. La mujer hacia top-less mientras su marido leía y su hija se bañaba en el mar. La visión de ese par de tetas y ese cuerpazo produjo en mí una enorme erección, tuve que irme al agua para aliviar tanto calor. Durante esa semana todos los días fui con mi mujer a la playa y todos los días estuvimos a unos pocos metros de la familia, con lo que cuando llegábamos o nos íbamos nos saludábamos mutuamente. Todos los días tenia varias erecciones por la visión de Sonia.

Un día mi mujer quedó con unas amigas para ir de compras y pasar todo el día con ellas por lo que decidí ir solo a la playa, cuando llegué los saludé como siempre y me tumbé cerca de ellos; ese día hacia un calor insoportable y Sonia estaba casi todo el rato en el agua jugando a la pelota con su hija, yo me situé cerca de ellas y les pregunté sí podía jugar con ellas, a lo que las dos respondieron rápidamente con un ¡¡¡SÍ!!!. Estuvimos jugando un rato los tres, con la visión de las tetas de la Sonia moviéndose para coger la pelota, empecé a notar que mi polla se ponía cada vez más dura, con lo que yo intentaba ir a la parte más honda para que no se me viese; noté como Sonia me tiraba la pelota más cerca y de tanto en tanto sobresalía mi bulto en el bañador por encima del agua.

Entonces la hija dijo que se iba a la arena a tomar el sol, a lo que la madre le dio la pelota porque quería nadar un rato. Sonia me dijo si quiera ir con ella hasta la cala de al lado nadando a lo que yo respondí afirmativamente. Al llegar a la cala, era una cala pequeñita y en ese momento no había nadie, nos sentamos un rato en la arena y me preguntó cómo era que mi mujer no me acompañaba, a lo que le respondí que había quedado con unas amigas. Estuvimos un rato charlando y mi polla volvió a crecer, ella miró el bulto en mi bañador acto seguido metió su mano dentro del bañador, cogió mi pene erecto y empezó a masturbarme, yo empecé a lamer sus tetas deteniéndome en sus duros pezones para mordisquearlos, ¡¡¡estaban durísimos!!!. Me quité el bañador y empezó a chuparme la polla frenéticamente, se la metía toda dentro de su boca mientras con su mano me sobaba los cojones, era fantástico, notaba como mi polla se había empinado como nunca y estaba dura como una piedra, al poco ella se quitó su diminuto tanga y se sentó encima de mí, su coño estaba húmedo y mi polla no tuvo dificultades para penetrarla hasta el fondo mientras yo no paraba de sobar, chupar, mordisquear esos duros pezones. Noté como se corría un par de veces y eso hizo que yo me pusiera más caliente, mi polla iba a estallar de un momento a otro, Sonia se percató y sacó mi polla de su cueva para volver a lamer mi duro miembro, no tardé en tener una espectacular corrida dentro de su boca, no dejó de chupar y lamer todo el semen que salía de mi pene y noté como ella tenia su tercer orgasmo. Cuando terminamos, ella se puso su tanga y yo mi bañador y nos fuimos nadando hasta donde estaban su marido e hija tomando el sol.

Al llegar allí cada uno se tumbó en su toalla, en un momento que el marido fue a buscar unos helados, ella me entregó un papelito con su teléfono a lo que yo le di el

mío y quedamos en que nos llamaríamos. Su hija nos miró, a lo que yo respondí con un guiño cuando se fijó en mí. Al poco rato se marcharon, despidiéndose como siempre habían hecho.

Al llegar a casa mi mujer me preguntó qué tal lo había pasado, a lo que respondí que me había encontrado con un amigo de cuando estábamos estudiando y había estado todo el rato con él recordando viejos tiempos y quedamos en vernos otro día.

Al cabo de un par de días Sonia me llamó al móvil y me contó que su marido había recibido una llamada urgente del trabajo y debía ausentarse durante unos días, por lo que estaría sola en casa con su hija (no me lo podía creer). Quedamos en vernos esa misma noche en su casa, muy cerca de la playa y yo le conté a mi mujer que había quedado para cenar e ir de copas con mi viejo compañero de escuela; por lo que ella no sospechó nada.

Llegué a casa de Sonia a eso de la 9:00, me abrió la puerta su hija Marta, estaba impresionante, llevaba una blusa blanca que le transparentaba, con lo que pude ver sus pechos (puesto que no llevaba sujetador), estos eran jovencitos y virginales, llevaba unos pantalones de “pirata” negros, ajustados y pude comprobar que llevaba tanga.

Me invitó a pasar y sentarme en el jardín mientras su madre se terminaba de vestir. Estuvimos charlando sobre sus gustos musicales y comprobé que se parecían a los míos. Al cabo de unos 15 minutos apareció Sonia con un vestido azul turquesa que quitaba el hipo, con un escote en pico de vértigo. Durante la cena, delante de mí tenía a la madre y a mi lado la hija, Sonia se descalzó y empezó a pasar su pie por mi entrepierna, masajeando mi paquete con sabia discreción; yo notaba como mi polla se ponía más y más dura e intentaba que no se notase, aunque me estaba poniendo muy caliente. En un momento dado a Marta se le cayó el tenedor, al agacharse a recogerlo vi como se detuvo un instante a observar el enorme bulto que tenía en mis pantalones y me dirigió una mirada lasciva. Con los postres, a Marta se le cayó la cuchara un par de veces y en una ocasión fue a parar al centro de la mesa, con lo que tuvo que meterse debajo de la mesa para cogerlo, antes de incorporarse acercó su mano a mi paquete y me sobó todo el bulto como queriendo comprobar lo grande que estaba; en ese momento se me atraganto el trozo de tarta que estaba comiendo; Marta salió de debajo de la mesa y se sentó de nuevo.

Cuando terminamos de cenar Marta le preguntó a su madre si me podía enseñar la colección que tenía de música mientras su madre recogía la mesa, a lo que ella contestó afirmativamente. Subimos al piso de arriba, al entrar a su habitación Marta se quitó la blusa que llevaba y me dijo que ansiaba tener dentro de sí esa polla que había acariciado por encima de mi pantalón. Con mis manos cogí esos jóvenes pechos y los empecé a sobar, los pezones no tardaron en ponerse duros y aproveché para mordisquearlos suavemente; mientras, ella había desabrochado mi bragueta y metido su mano dentro de mi calzoncillo masajeando mi enorme polla. Se arrodilló ante mí y después de sacarme los pantalones y calzoncillos empezó a chupar mi pene, desde los huevos hasta la punta, lamía mi estaca como una profesional. Nos situamos encima de la cama y aproveché para sacarle sus pantalones y el tanga que llevaba, empece a acariciar su coñito mientras ella seguía chupando, estaba mojadito con lo que no me costó nada introducir mis dedos en su interior, le froté su clítoris mientras lamía su agujero baboso, noté como jadeaba cada vez más rápido y tuvo un orgasmo, aproveché que estaba mojado para levantarme, poner la punta de mi erecta polla en su coñito y de un golpe metérsela toda hasta el final, empecé a meter-sacar mientras con mis manos no dejaba de sobar esas tetas y sorber sus duros pezones. Mi polla estaba a punto de explotar y ella me dijo que quería que me corriese encima de sus pechos, que eso la ponía muy caliente, no tardé en escupir mi leche encima de ella, le llegué hasta la cara y sacó su lengua para recoger todo lo que pudo.

Tras limpiarnos y vestirnos, bajamos al jardín donde nos esperaba la madre, ésta nos preguntó cómo es que habíamos tardado tanto (unos 35-40 minutos) a lo que Marta respondió

que a mí me había encantado el repertorio musical que ella tenía y que se nos había pasado el rato charlando. Sonia le preguntó a su hija si esa noche no salía con sus pandilla como cada día, a lo que ella le respondió que sí, que no tardarían mucho en pasarla a recoger. A los 10 minutos llamaron a la puerta, eran los amigos de Marta; se despidió de mí con un beso mientras disimuladamente me tocó de nuevo mi paquete y me susurro al oído :” Hasta pronto”.

Nos quedamos solos en el jardín, Sonia se acercó a mí y me dijo : “Yo también te quiero enseñar una cosa que tengo en mi dormitorio”. Inmediatamente nos levantamos y fuimos al piso de arriba, Sonia me hizo sentar en un sofá mientras puso la canción de “9 semanas y media” y empezó a hacer un streptease. Se movía como una gata en celo. Cuando se quitó el vestido pude observar que no llevaba sujetador y llevaba un tanga blanco que le transparentaba su mata negra de pelos, la visión de aquel par de tetas moviéndose hizo que mi polla se pusiera aún más dura. Se puso de espaldas a mí y colocando su culo en pompa, empezó a bajarse el tanga, aquel culo moviéndose… no podía resistir más, me abrí la bragueta y saqué mi enorme polla; al verla ella empezó a meterse un dedito en su coño mientras yo empecé a masturbarme, luego se chupó dos dedos, se los restregó por sus labios y se los introdujo dentro… hasta que tuvo un orgasmo. Se acercó a mí con toda su raja mojada y se sentó encima mío haciendo que la punta de mi pene rozase su entrada inundada por sus jugos, se iba sentando encima mío muy despacio, hasta que se dejó caer de golpe, yo creí que me rompía mi dura tranca, empezó a moverse arriba-abajo, yo le estaba chupando los erectos pezones deteniéndome a mordisquearlos, parecían caramelos, estaban durísimos; ella no paraba de gemir, yo estaba loco.

Se levantó, me hizo desnudar y situó a cuatro patas para que yo le rompiera su bonito culo. Empecé por lamer su ano con delicadeza, metiendo mi lengua cada vez más y más, cuando lo vi mojadito le metí mi dedo índice, luego metí dos dedos, ella empezó a chillar y a moverse tanto que tuvo su segundo orgasmo. Situé mi polla en la entrada de su culito y de un golpe secó se la metí toda, dio un grito de placer-dolor, empecé a embestir, tratando de llegar cada vez más lejos, mis cojones le golpeaban, noté que me iba a correr, mi polla estaba dura como nunca lo había estado. Me corrí dentro de ella, ella se giró y empezó a lamer todo el semen que todavía salía de mi miembro erecto, parecía un volcán en erupción. Cuando terminó de limpiar con su lengua todo mi miembro, me dijo que tenía ganas de darse un baño en el mar.

Nos vestimos y nos dirigimos a la playa que teníamos a escasos metros, al llegar allí nos desnudamos (no había nadie) y nos metimos en el agua, estaba calentita, se acercó a mí y empezó a darme besos por la boca, el cuello, mordisqueaba los lóbulos de mis orejas, yo aproveché para dirigir mis manos a sus tetas, no tardaron mucho sus pezones en ponerse otra vez erectos y duros. Con una de sus manos empezó a acariciarme mi polla, esa sensación debajo del agua hizo que de nuevo tuviese otra erección, acerqué mi mano a su coñito y empecé a acariciar el clítoris, en pocos segundos su chochito volvía a estar húmedo, la cogí en brazos y la penetré, empezó a gemir de nuevo, mi polla entraba y salía sin parar, ella estaba agarrada a mi cuello y yo la tenía agarrada por el trasero, el mar golpeaba mi espalda, era una sensación absoluta, empezó a respirar más fuerte, a gemir más fuerte, a gritar; había tenido otro orgasmo mientras yo le mordía sus tetas. Nos dirigimos a la arena, allí me tumbé en la arena con la punta de mi polla mirando al cielo, ella se sentó encima de espaldas a mí mirando al mar, jugueteaba con mi polla haciendo que sólo entrase una parte de ella, se frotaba el clítoris, los labios, noté como volvía a humedecerse, se dejaba caer para que se la metiese toda, volvía a jugar, restregaba mi polla contra sus labios, su clítoris erecto. Estuvo jugando con mi miembro durante más de 15 minutos, como yo me había corrido 2 veces pude aguant

ar más que en otras ocasiones. De pronto se lo metió todo dentro y empezó a cabalgar furiosamente mientras gemía de placer, se dio la vuelta; ahora la tenía frente a mí, sus tetas subían y bajaban al compás de sus cabalgadas, cogí sus pechos con mis manos mientras apretaba sus pezones, se corrió otra vez más; yo notaba como mi polla se ponía cada vez más dura, empecé a notar como me costaba aguantar para no correrme dentro de ella. Le indiqué que se tumbara boca arriba y levantase sus piernas, me coloqué encima de ella, sus piernas estaban apoyadas en mis hombros, empecé a penetrarla de nuevo mientras no dejaba de apretar sus tetas. Me moví más rápidamente, para intentar que tuviese otro orgasmo al mismo instante que yo, ya no aguantaba más mis pelotas estaban llenas de leche que luchaba por salir, mi tranca dura como una estaca, ella empezó a chillar, ya le llegaba el orgasmo mis huevos la golpeaban sin cesar, mi polla quería reventar. Empujé más, se la quería meter hasta el fondo, romperla por dentro. Noté como mi polla explotaba al mismo instante en que ella estaba en el auge de su orgasmo, seguí empujando hasta el fondo, no paraba de chillar, sus tetas estaban duras, sus pezones erectos como nunca los había tenido, mi polla no paraba de escupir. La saqué de su coño y se la puse entre sus tetas, allí terminé de descargar todo mi semen. Estuvimos unos 10 minutos estirados unos encima del otro, intentando recuperar fuerzas. Cuando pudimos, nos dirigimos al agua para limpiarnos un poco, nos vestimos y nos fuimos de nuevo a su casa.

Al llegar a su casa nos sentamos en el sofá, me dijo que había sido su mejor experiencia en muchos años, su marido no la follaba con ese entusiasmo, y nunca había tenido tantos orgasmos. Quedamos para irnos viendo de vez en cuando, siempre que su marido no estuviese y mi mujer tampoco.

He pasado un verano fantástico, follando con la madre, follando con la hija; aunque el mejor día fue el día que me follé a las dos a la vez, pero eso ya os lo contaré en mi próximo relato.

Abuso de poder


El siguiente relato me lo contó un conocido mio, que actualmente no se encuentra en las esferas del poder, pero que hace algunos años disfrutó plenamente de los beneficios marginales que gozan aquellos que por un medio u otro detenta un poder político. Por darle un nombre lo llamaré Romualdo. Hace unos 15 o 20 años a tras Romualdo fue el representante de la juventud y escaló envidiables posiciones políticas, con el tiempo pasó a ser un miembro muy prestigioso del partido en el poder de esa época, casado con una bella dama era la envidia de la mayoría de los políticos de su partido y de los de la oposición. Con el tiempo comenzaron a surgir múltiples comentarios sobre las costumbres sexuales de Romualdo, la mayoría de las personas no daban crédito a dichos chismes los cuales ponían en duda la hombría del político Sigue leyendo

Mi padre y su socio


Gay, voyeur. Sin ser descubierta una chica observa como su padre es sodomizado por su socio.

Esta es la experiencia que tuve cuando tenía 17 años, de repente un día descubrí que el socio de mi padre era su socio y algo más. Mi padre albañil de profesión tenía un socio con el que pasaba todo el día lo cual era lógico al trabajar juntos. Mi padre es de baja estatura y delgadito, es decir físicamente muy poca cosa, su socio en cambio es todo lo contrario es alto y grandullón con una gran barriga, calvo y con mucho pelo por el cuerpo. En cuanto al carácter hay también una diferencia entre ellos debido a que mi padre apenas levanta la voz (en casa siempre ha llevado los pantalones la señorona de mi madre) y en cambio su socio habla prácticamente a voces. Un día volví a casa de clase antes de lo previsto por lo que decidí pasarme por un local que tenía mi padre para guardar las herramientas, al llegar vi que estaba cerrado por la puerta de entrada a la oficina por lo que fui por la puerta trasera Sigue leyendo

La nueva iniciada


Hetero, bdsm, orgía-todos contra una. Una mujer es raptada en el ascensor de su casa por un vecino y cuatro amigos que harán con ella todo tipo de diabluras hasta que voluntariamente, después de disfrutar como una loca, se une al grupo y sus orgías.

Entré en el ascensor como todos los días, era y tarde y justo cuando se cerraba la puerta apareció mi vecino y cuatro amigos, así que no tuve más remedio que subir con ellos, para colmo estaban algo borrachos. Mientras subíamos empezaron a comentar cosas al oído entre ellos, de repente alguien me empujó contra el espejo del ascensor, mi cara estaba aplastada y como podía les gritaba que me soltaran, un nuevo empujón, y uno de ellos me dijo al oído te vamos a follar uno a uno.

No era posible me iba a violar mi vecino, y justo en ese instante empecé a notar manos recorriendo todo mi cuerpo, me sujetaban pero también me estaban sobando por debajo de la falda. Cuando llegamos al piso me cogieron entre todos y me llevaron dentro, me colocaron un pañuelo en la boca para que no gritara y me llevaron a una habitación en la que me ataron las manos, me colgaron del techo y me dejaron sola. Intenté soltarme, pero era imposible no podía hacer nada para escaparme, solo podía esperar. La habitación parecía un sex shop estaba llena de toda clase de artilugios y eso no me hacía pensar nada bueno. Sigue leyendo

Los Tunos


Una preciosa chica cuenta como sufrió el acoso de los tunos, amigos de su hermano pequeño.

Mi hermano quería ser un tuno, pero de los de verdad, con su capa negra, sus cintas y su mandurria, supongo que para poder impresionar a las chicas de la Universidad; pues, a pesar de ser muy inteligente, aun no tenia novia. Yo, como su hermana mayor, siempre he cuidado de él, porque le quiero con locura, pero sabia que no lo tendría nada fácil.

Pues, si les he de ser sincera, el pobre no solo no canta nada bien sino que ni tan siquiera tiene oído para la música; y, por si fuera poco, además el pobrecillo tampoco es lo que se dice guapo, ni demasiado popular, entre sus otros compañeros y compañeras de estudio.

Desde que murió mi padre, hace ya algunos años, ayudo a mi querida madre a llevar una pequeña papelería cerca de la Universidad. Por eso sé que soy bien conocida por la mayoría de los muchachos; Sigue leyendo

Puedes pero no debes demandar u.u (dominación)


Un acomodado médico, va a visitar a su cuñado y de vuelta..la policia le para el auto. Lo llevan a un lugar alejado y le cachean, esto le producirá un placer hasta ahora ajeno para èl, dejándose llevar por las manos y caricias de los agentes durante el cacheo que dará lugar a algo más.

Eso fue lo que le dije a un conocido mio, luego que este me narró una espeluznante experiencia, que recientemente pasó durante sus vacaciones. Pero para que tengan una mejor idea de su situación, les diré que Guillermo, (por darle un nombre que no sea el de él), es medico especialista, (de esos que prácticamente ahí que tener una excelente linea de crédito para ser admitido a la consulta, por lo caro que cobra), soltero, el cual tiene entre sus pasa tiempo el adquirir autos deportivos costosos, y correr en ellos a la menor oportunidad. Pero para que tengan una mejor idea de sus situación, procuraré que sean sus propias palabras las que les relaten, lo que le sucedió es sus vacaciones.

Hacía menos de un mes, que adquirí un Porche Boxster Sigue leyendo